Estamos viviendo una serie de cambios profundos muchos ámbitos de nuestra sociedad motivados por la pandemia del Covid-19.

Nos encontramos ante una nueva época de alta incertidumbre para el sector residencial, donde la DIFERENCIACIÓN va a ser clave para el desarrollo de las nuevas promociones residenciales ya sea para venta o para alquiler (Bluid to rent)

Desde nuestro estudio nos preguntamos ¿Cómo podemos aportar valor a las futuras promociones residenciales que se realicen?

Desde nuestro punto de vista, la diferenciación entre promociones por precio, calidad o eficiencia energética, hoy en día, y gracias a las actualizaciones normativas, han sido superadas encontrándose todas las promociones actuales dentro de unos rangos de precio, calidad y eficiencia energética muy parejos. Por lo tanto es necesario aportar buscar una nueva diferenciación aportando valor.

Nuestro equipo, lleva tiempo trabajando en nuevas líneas de investigación, aquellas que pensamos y creemos firmemente que son el futuro de las necesidades y demandas de los usuarios: los edificios saludables y la construcción industrializada.

Para ello, estamos involucrados en trabajos de investigación dentro de distintos proyectos a través de la Asociación Empresarial Innovadora para la Construcción Eficiente (AEICE) en el campo de la edificación saludable y sostenible.

Los últimos proyectos en los que hemos trabajado dentro del grupo de trabajo “Life Hábitat”, del que formamos parte, (grupo centrado en la arquitectura, salud y bienestar) ha sido la publicación del libro “Edificios centrados en personas” y el congreso Life Hábitat.

¿Qué consideramos que son los edificios saludables?

Principalmente consiste en situar al cliente final, que no es el promotor si no el usuario final de las viviendas, en el centro de la cadena de valor. Eso se consigue teniendo en cuenta desde la fase de diseño en una serie de parámetros, siendo los más importante los siguientes:

CALIDAD DEL AIRE INTERIOR:

La OMS ha definido el “síndrome del edificio enfermo” como un conjunto de enfermedades que sufrimos las personas, causadas por la contaminación del aire dentro de espacios cerrados. A lo largo de nuestra vida pasamos más del 90% de nuestro tiempo dentro de edificios y espacios cerrados, por lo que se ha demostrado que una mala ventilación o calidad del aire, descompensación de temperaturas entre estancias o dentro la misma estancia, existencia de partículas en suspensión, gases y partículas químicas, entre otras causas, generan en el ser humano desde simples molestias, hasta grandes enfermedades.

Por ello un buen diseño de la climatización, de los sistemas de ventilación mecánica y el cuidado de la envolvente exterior diseñado con mínimas filtraciones de aire, mejorará sustancialmente la calidad del aire interior y por ende la salud de los usuarios.

ILUMINACIÓN ADECUADA:

Es sabido que la luz produce efectos en la biología de los seres humanos que afectan a nuestro bienestar y nuestra salud. El ser humano, está acostumbrado a la iluminación natural, la proveniente del sol, que activa y desactiva nuestro cuerpo a través de hormonas como la serotonina y la melatonina.

Es fundamental para nuestra salud que en nuestros hogares dispongamos de una iluminación natural adecuada. Un parámetro de partida, para considerar una óptima iluminación natural de las estancias es la relación entre la superficie útil de la estancia y la superficie útil de zona acristalada vinculada a la estancia. 1/8 de la superficie útil sería lo mínimo deseable, siendo 1/6 un ratio óptimo.

Complementariamente se pueden disponer de nuevas soluciones de iluminación artificial, capaces de simular los efectos de la natural, tales como la variación de intensidad, de color, y dinámica.

Estos nuevos sistemas se conocen como HCL “Humman Centric Lighting” que combinan efectos visuales y no visuales de la luz para mejorar la salud, el bienestar y el rendimiento.

BIOFILIA:

El término “Biofilia” fue acuñado por Edward O Wilson, biólogo de la universidad de Hardvard, que significa “amar a la vida” y afirma que el contacto con la naturaleza es esencial para el desarrollo fisiológico y psicológico del ser humano.

El Journal of Epidemiology and Community Health realizó una publicación, tras realizar un estudio sobre más de 300 000 personas, en la que se aseveró que las personas que vivían cerca de espacios verdes o naturalizados, tales como entornos rurales o barrios de grandes urbes cercanos a grandes parques urbanos (Central Park, Hyde Park…) sufren menos problemas de salud, especialmente ansiedad y depresión, que las que viven en entornos completamente urbanizados y sin la posibilidad de tener contacto con la naturaleza.

Así mismo, los participantes del estudio, mostraban índices más bajos y reducción en los riesgos de sufrir enfermedades cardíacas, migrañas, asma, diabetes…

Es por ello que debemos renaturalizar las promociones residenciales y dotarlas de grandes espacios naturales y zonas comunes privadas con zonas ajardinadas y vegetación autóctona para tener una relación visual y física con la naturaleza.

CALIDAD ACÚSTICA:

Está demostrado por múltiples estudios que la calidad acústica es causante de graves trastornos del sueño en los hogares y genera un gran disconfort en nuestra vida diaria.

Además, estudios recientes realizados en hogares a partir del confinamiento sufrido en España entre los meses de marzo y julio de 2020 en los que había estudiantes o trabajadores, se ha demostrado que pueden llegar a perder la concentración hasta 86 minutos al día a causa de una calidad acústica deficiente.

Tenemos por tanto el compromiso de diseñar los hogares teniendo presente la ubicación de las distintas estancias en función de los mapas de ruido, y cuidando los sistemas constructivos y su aislamiento acústico, con el fin último de mejorar el confort y la calidad de vida de los usuarios.

¿Cómo aplicamos estos conceptos a nuestros diseños?

Hoy en día las nuevas tecnologías nos permiten simular estas condiciones de habitabilidad tratadas anteriormente gracias a diferentes programas informáticos. La metodología BIM es fundamental para la gestión y simulación de los proyectos y el trabajo colaborativo con los distintos especialistas sobre un mismo modelo virtual del edificio.

El uso del BIM, además, nos ayuda a evitar problemas de incoherencia documental, adelantar la resolución de problemas futuros en obra, reducción del coste global y mejora de la productividad de todo el proceso.

Desde la implantación BIM en G-33 hemos optimizado todos nuestros procesos, siendo capaces de realizar propuestas de una forma más ágil, precisa y completa.