LEY 07/2021 de 20 de mayo, de cambio climático y transición energética.

El pasado viernes 21 de mayo, se hizo público en el BOE la aprobación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética (Ley 7/2021, de 20 de mayo). Esta Ley desarrolla la Estrategia Europea de descarbonización a 2050, para asegurar la neutralidad de las emisiones de gases de efecto invernadero en España, así como un sistema energético eficiente y renovable; habida cuenta de que los entornos construidos representan entre el 60% y el 80% del consumo de energía y el 75% de las emisiones de carbono y gases de efecto invernadero.

Articulado LEY 7/2021

A continuación, se transcriben los artículos relacionados con la planificación y gestión urbanística, que afecta a los planes o programas en tramitación.

Artículo 21.

Consideración del cambio climático en la planificación y gestión territorial y urbanística, así como en las intervenciones en el medio urbano, en la edificación y en las infraestructuras del transporte.

  1. La planificación y gestión territorial y urbanística, así como las intervenciones en el medio urbano, la edificación y las infraestructuras de transporte, a efectos de su adaptación a las repercusiones del cambio climático, perseguirán principalmente los siguientes objetivos:
    1. La consideración, en su elaboración, de los riesgos derivados del cambio climático, en coherencia con las demás políticas relacionadas.
    2. La integración, en los instrumentos de planificación y de gestión, de las medidas necesarias para propiciar la adaptación progresiva y resiliencia frente al cambio climático.
    3. La adecuación de las nuevas instrucciones de cálculo y diseño de la edificación y las infraestructuras de transporte a los efectos derivados del cambio climático, así como la adaptación progresiva de las ya aprobadas, todo ello con el objetivo de disminuir las emisiones.
    4. La consideración, en el diseño, remodelación y gestión de la mitigación del denominado efecto «isla de calor», evitando la dispersión a la atmósfera de las energías residuales generadas en las infraestructuras urbanas y su aprovechamiento en las mismas y en edificaciones en superficie como fuentes de energía renovable.
  2. Para garantizar que las nuevas instalaciones de producción energética a partir de las fuentes de energía renovable no producen un impacto severo sobre la biodiversidad y otros valores naturales, se establecerá una zonificación que identifique zonas de sensibilidad y exclusión por su importancia para la biodiversidad, conectividad y provisión de servicios ecosistémicos, así como sobre otros valores ambientales. A tal fin el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico elaborará y actualizará periódicamente una herramienta cartográfica que refleje esa zonificación, y velará, en coordinación con las Comunidades Autónomas, para que el despliegue de los proyectos de energías renovables se lleve a cabo, preferentemente, en emplazamientos con menor impacto.

Disposición adicional Tercera. Consideración del cambio climático en el desarrollo de la planificación y gestión del desarrollo urbano, de la edificación y de las infraestructuras del transporte.

En relación con las previsiones establecidas en las letras a) y b) del apartado 1 del artículo 21 de esta ley relativos a la consideración del cambio climático en la planificación y gestión del desarrollo urbano, de la edificación y de las infraestructuras del transporte, estas disposiciones no serán de aplicación a los planes, programas y estudios cuya tramitación ya se hubiese completado en el momento de entrada en vigor de esta ley. En las modificaciones posteriores de dichos documentos se deberán integrar los criterios no incluidos en la fase estudio.

Disposición final decimoquinta.

Entrada en vigor.

La presente ley entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el «Boletín Oficial del Estado»

 

CONCLUSIONES:

Si bien el artículo 20 de la Ley 07/2015 de 30 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Suelo y Rehabilitación Urbana limitaba expresamente a la “ordenación de los usos del suelo” para atender a los principios de riesgos naturales y de accidentes graves, entendiendo como tales los riesgos derivados del cambio climático, ahora, la presente Ley 07/2021 extiende dicha atención y consideración a los instrumentos de planificación y gestión del territorio.

Es decir, que a partir del día 24 de mayo de 2021, cualquier instrumento de ordenación territorial (Plan Parcial, Plan Especial, Estudio de Detalle…) o cualquier instrumento de gestión urbanística (Proyecto de Actuación, Proyecto de Compensación, Proyecto de expropiación…) deberá considerar en su elaboración, los riesgos derivados del cambio climático, así como las medidas necesarias para propiciar la adopción progresiva y resiliencia frente al cambio climático.

Además, la aplicación de la presente Ley 07/2021, como indica expresamente en la disposición transitoria tercera, “no será de aplicación para los planes, programas y estudios cuya tramitación ya se hubiese completado en el momento de la entrada en vigor de esta ley”; fijándose la entrada en vigor de la misma en la disposición final decimoquinta, “la presente Ley entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el BOE”.

Desde G-33 S.L.P. Arquitectura y Urbanismo entendemos que deberán ser las administraciones competentes en materia de urbanismo en cada comunidad autónoma quienes marquen el criterio de “entrada en vigor de la Ley”, pues en aplicación de otras Leyes con indicaciones similares en cuanto a la entrada en vigor, algunas administraciones autonómicas entendían que “completar la tramitación” se refiere a la tramitación con la administración local (Ayuntamientos), es decir, aprobaciones iniciales, aprobaciones provisionales, etc. y que no tiene sentido que una vez aprobado por el Ayuntamiento, expuesto al público, y recibidos todos los informes sectoriales, se tenga que modificar el plan o programa en aplicación de la Ley aprobada, cuando se está únicamente a la espera de la aprobación definitiva por la Administración Autonómica.